Cómo reconocer a una persona tóxica (y superarla)

Las consideras tus amigas, son parte de tu familia o coincides todos los días con ellas en el trabajo… Sin embargo, te hace sentir mal y, después de pasar un rato juntas, te sientes agotada, sin energía. Cuidado, puede que estés ante una persona “tóxica”. Te ayudamos a reconocerla.

Cómo reconocer a una persona tóxica (y superarla)

La psicóloga Esther Moreno lo tiene claro: este tipo de gente se puede encontrar “en el entorno laboral, familia, amistades e incluso puede ser tu propia pareja. En función a la profundidad del vínculo que tengamos establecido, nos sentiremos más o menos afectados”.

Cómo te hacen sentir:

1.- Nos hace sentir culpables:
La culpa es una poderosa emoción que nos bloquea y paraliza. Para manipular y controlar a una persona lo mejor es hacerle sentir culpable. Pero recuerda solo somos responsables de nuestra vida, de cómo manejarla y responder ante los conflictos. Si otra persona te responsabiliza de toda su desgracia, es por su inmadurez e incapacidad de realizar una apropiada introspección.
2.-Nos tienen envidia:
Es la principal fuente de motivación de las personas toxicas. Sé consciente de que, si te hacen sentir mal, puede ser que es porque te envidian. Esther Moreno nos recupera un breve cuento:
"Una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía muy rápido y llena de miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir en su intento de alcanzarla. La luciérnaga pudo huir durante el primer día, pero la serpiente no desistía, dos días y nada, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga detuvo su agitado vuelo y le dijo a la serpiente: ¿Puedo hacerte tres preguntas? No acostumbro a conceder deseos a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar, respondió la serpiente. Entonces dime: ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? ¡No! , contestó la serpiente. ¿Yo te hice algún mal? ¡No!, volvió a responder su cazadora. Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo? ¡Porque no soporto verte brillar!, fue la última respuesta de la serpiente.”
3.- Te descalifican:
Te atacan verbalmente, pero la mayoría de las veces lo disfrazan de elocuente ironía o sarcasmo. Por eso no te atreves a contestar ya que te haría parecer una persona “quisquillosa o insegura”. Sin embargo, tenlo muy claro: te descalifican para bajarte la autoestima y lograr un mayor poder sobre ti.

Para manipular, no hay nada mejor que la culpa

Cómo son las personas tóxicas:

Cómo reconocer a una persona tóxica (y superarla)

1.- Un poco psicópatas:
Según Esther Moreno, las personas tóxicas “tienen una alta adaptación a diferentes situaciones y se caracterizan por no sentir remordimientos al infligir crueldad”.
2.- Neuróticas:
Perfeccionista, conflictiva, agresiva, inhibida, inteligente, extremista, egoísta, infantil y excesivamente competitiva… ¿Conoces alguien así? Vivir con neurosis significa vivir con constante insatisfacción. No dejes que te contagie.
3.- Orgullosas:
Son personas endiosadas, vanidosas, engreídas y narcisistas, sienten que todo lo que hacen es perfecto. “El orgullo en su justa medida no es malo; el problema viene cuando es desmesurado, ya que genera conflicto con el entorno”, nos asegura.
4.- Se quejan constantemente:
Según Bernardo Stamateas, autor de “Gente tóxica”, “la queja es una demanda que logra el rechazo del entorno. La queja permanente hace que se espere del otro que arregle nuestra vida, genera dependencia, frustración y pérdida de tiempo”.

¿Cómo lidiar con personas tóxicas?

En primer lugar y si está en tu mano, ¡huye! Tómate un tiempo contigo misma, comprueba todo lo que hasta hoy has aceptado como cierto y replantéatelo. A veces nos creemos mensajes que son fruto de la frustración del otro y nos genera un agujero en nuestra autoestima. Procura no seguir el juego a los “golpes bajos” que puedas recibir. En estos casos el dicho popular “no hay más desprecio que no hacer aprecio”, nos protege de daño emocional. Evita el conflicto y el enfrentamiento: con estas personas es bastante frecuente verse sumergido en una discusión pantanosa donde no hay lugar aparente a la solución. No escuches, observa. Las palabras se las lleva el viento si no se acompañan de hechos. Fíate de tu intuición. Según nuestra psicóloga, “la intuición está formada por un conjunto de vivencias personales que nos hacen anticipar las consecuencias de algunas relaciones.” Ten presente solo cada uno es responsable de su vida. Asumir responsabilidades de las ruinas vida de los demás es una carga demasiado pesada que no te corresponde. Ante todo busca relaciones sanas, donde sientas libertad y respeto. Alimenta tu autoestima, que es la suma del cuidado y el respeto a una misma.

Cara a cara con nuestra experta en psicología

Esther Moreno

Cada semana la psicóloga Esther Moreno nos planteará soluciones a los temas que nos preocupan. Además de Máster en Psicología Clínica y de la Salud, Esther Moreno es experta en terapia con niños y adolescentes.
www.esthermorenopsicologia.es
@EMorenoPsico

Continúa leyendo...

COMENTARIOS