Amienemigas: rivalidad, drama y toxicidad en la amistad

Las amistades con dosis variables de rivalidad, drama y toxicidad responden a un estereotipo que acompaña a las mujeres desde siempre y en el que insisten el cine y las series. ¿Qué tienen de especial las amistades complicadas?

Amienemigas

"Hay más drama en una relación de amistad que en cualquier relación romántica". La frase la escribe Hanna (Lena Dunham), la ciclotímica protagonista de la serie Girls, respecto a su relación con su íntima. La amistad de estos dos personajes se mueve en una amplia horquilla que va desde la lealtad incondicional hasta la puñalada trapera y ejemplifica perfectamente un concepto: el de las amienemigas.

Las de las amienemigas son relaciones de amistad con cierto grado de toxicidad, pero íntimas y algo adictivas. A pesar de las pequeñas traiciones, envidias y mentiras, ellas se mantienen juntas. Un ejemplo: ninguna de las mujeres que ha prestado testimonio para este reportaje ha querido dar su nombre real. Después de todo, están hablando de sus íntimas.

Por supuesto, el barullo emocional que acompaña a estas relaciones no es exclusivo de las mujeres. Se produce en la misma medida entre hombres, pero es el cliché de las amigas rivales, y no su versión masculina, el que aman el cine, las series y la industria del cotilleo.

Amienemigas2

ACUÑADO EN NUEVA YORK

El término se popularizó gracias a Sexo en Nueva York, la serie de culto bastante responsable de la manera contemporánea de entender la amistad, el amor y la moda. Allá por el año 2000, en el capítulo 16 de su tercera temporada, la tensión entre la recatada Charlotte y la desinhibida Samantha crece hasta llegar a una ruptura que dura medio capítulo. Ellas son el clásico ejemplo de personalidades antagónicas que se acompañan en la diferencia.

CONSERVARLAS O NO

"Es cierto que las mujeres tenemos patrones más emocionales por la educación que se nos da y tendemos a expresar más. Creo que la relación entre amigos y entre amigas no es igual, no porque ellos sientan menos, sino porque nosotras expresamos más, nos exponemos más".

Elsa Orozco es psicóloga, pero se acerca al tema con mucha cautela y de una manera más personal que profesional. En el caso de las  amistades complejas, el abanico de matices emocionales es casi infinito. "El componente adictivo de estas relaciones se responde desde la propia carencia: si nos mantenemos junto a alguien tóxico es porque  nos da miedo el vacío que dejaría o porque de alguna manera nos compensa", dice Orozco. Resulta que este tipo de amistades no siempre  son nocivas, a veces las amienemigas pueden ser las brujas buenas de nuestras historias y estimularnos más que una persona muy compatible. El límite hay que identificarlo y ponerlo a prueba en nuestras horas más  bajas. "Cuando tienes un problema, vas a ver a una amiga en busca de desahogo y consuelo y te marchas peor de lo que llegaste, ha llegado el  momento de replantearte la relación", explica Orozco.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS