Sara Carbonero y la locura Momshells

Sara Carbonero anuncia su segundo embarazo y aprovechamos para adentrar un poco en el mundo de las llamadas Momshells, las "mamás cañón" son legión... ¿Y su imagen pueden arruinar tu gestación?

Sara Carbonero y la locura Momshells

Sus tripas son redondas, perfectas y su recuperación tras el parto inmediata. El baby boom celebrity pone a descubierto una presión hasta ahora nunca vista por ser una "mamá cañón". Y justo en un momento en que tus hormonas están como locas, que no terminas de librarte de los kilos de más y las ojeras se te disparan, llega el anuncio de una nueva Momshells en el patio: nada menos que Sara Carbonero.

Triunfa un nuevo modelo de maternidad: tan tierna como antes, pero bastante más sexy. ¡Y con muchísimos fans masculinos!

Estos nuevos prototipos de madres atléticas, sensuales y sofisticadas recurren a numerosos métodos no siempre recomendables. Dicen que Angelina Jolie sólo tomaba zumo de limón y jarabe de arce para recuperar su fi gura en tiempo récord después de dar a luz. También cuentan que Catherine Zeta-Jones se mató a hacer ejercicios que habrían acabado con Vin Diesel y que Elle McPherson tomaba ocho litros de agua al día... y nada más. Pero más allá de estas leyendas urbanas sobre la maternidad de las celebridades y sus consiguientes métodos de recuperación exprés, es un hecho comprobado que los hombres se sienten cada vez más atraídos por la combinación antes improbable de biberones y tacones de aguja. ¿Qué hay en ellas que ellos encuentran tan atractivo?

Para algunos científicos como Jared Diamond, la explicación es antropológica: «En las sociedades tradicionales, con anterioridad a la domesticación de los animales productores de leche, el fracaso en la lactancia de una madre hubiera sido fatal para el bebé. Así pues, la grasa corporal de una mujer podía ser para el hombre una señal veraz de que ella era capaz de criar a su hijo». Eureka. Ya puedo imaginarme al viril espectador comentando con los amigotes: «¿Halle Berry? Mmmm, lactancia garantizada»; «¿Catherine Zeta-Jones? ¡Guau! Qué estructura tan conveniente para el parto»; «¿Jennifer Lopez? Menudo hueso ilíaco».

Los hombres se sienten cada vez más atraídos por la combinación antes improbable de biberones y tacones de aguja.

Sara Carbonero y la locura Momshells

Para otras profesionales, como la psicóloga Carmen Freixa, sin embargo, la maternidad simplemente hace más humanas a estas mujeres aparentemente inalcanzables: «El ser madre les da a estas celebridades un punto de cercanía y agrega una faceta más tierna a su personalidad »

La expresión «momshell», popularizada en Estados Unidos para referirse a esas madres famosas que despiertan una innegable seducción entre el público masculino, proviene del mucho más popular «bombshell», léase mujer extremadamente atractiva en términos sexuales. Es lo bueno de EE UU: tienen «palabros» para todo. Como MILF: abreviación de «Mother I Like to F***» (les ahorraré la traducción).

Todo empezó con Demi Moore. ¿Recuerdan su exhibición en la portada de una revista a principios de los noventa? De pronto la maternidad era sexy y ya todas quisieron mostrar su gestacional abdomen y la consiguiente expansión mamaria.

Las fantasías con la sex-symbol de turno han sido reemplazadas por la de encontrarse con una tierna celebridad amamantando a su querubín en el parque y entablar un diálogo estilo: «Qué mono tu niño» «¿Y la tuya, cuántos tiene?».

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS