13 lecciones sobre el acoso que aprendimos de 'Por 13 razones’

15 minutos

Tanto si fuiste víctima de acoso escolar como si no, aún puedes descubrir algunas cosas sobre este tema gracias a la nueva serie de Netflix, producida por Selena Gomez.

Hannah Baker, en un fotograma de 'Por 13 razones'. © Beth Dubber/Netflix
Katherine Langford como Hannah Baker, comiendo sola, en un fotograma de 'Por 13 razones'. © Beth Dubber/Netflix

No han pasado ni tres semanas desde su estreno en Netflix y Por 13 razones ya es objeto de debate en todas las conversaciones dentro y fuera de las aulas, además de un asunto omnipresente en redes sociales. Según los datos de Twitter, en su primera semana online, generó casi tres millones y medio de tuits a nivel mundial. Quizá porque cuando se trata de acoso escolar, todos hemos sido víctimas, testigos o sujetos activos (no hay más opciones; a todos nos toca). Y porque además de ser una serie redonda, con actores, guiones y personajes excepcionales y una factura impecable, esta serie se ha convertido la gran campaña antibullying de la historia.

Producida por  Selena Gomez, Por 13 razones consta de 13 capítulos donde su protagonista, Hannah Baker (Katherine Langford), desglosa los motivos que la condujeron al suicidio. La serie arranca con una grabación de la joven, que relata en cintas de casette cómo 13 personas traicionaron su confianza. ¿Lo peor? Desde el principio conocemos el desenlace de su historia.

Por 13 razones es dura, pero también necesaria. No recordamos otra ocasión en que el acoso escolarse haya llegado a la pequeña pantalla de forma tan desgarradora y verdadera. Capítulo tras capítulo, se aprenden y comprenden muchas cosas de aquella etapa. A continuación exponemos algunas enseñanzas. Si fuiste víctima, fíjate en las que están en cursiva.

1. Para sufrir acoso escolar no hace falta ser un bicho raro.

Hannah Baker es guapa, inteligente, divertida y bondadosa. En abstracto, posee todas las cualidades para ser la guay por antonomasia del instituto; pero, sin embargo, sus compañeros hacen de su vida un infierno. En la vida real sucede lo mismo. No existe una víctima arquetípica (empollona, introvertida…) de bullying. Por desgracia, puede sucederle a cualquiera.

2. Nunca fuiste el monstruo que tus compañeros describían.

Es probable que, si fuiste acosado, acabaras por identificarte con la versión que de ti se predicaba, que estés convencido de que durante aquellos años fuiste la persona más fea, más rara o más estúpida de tu clase… lo que sea que dijeran. Pero es mentira. Deja de creerlo. ¿Y si fuera cierto? Poco importa. Nada justifica que te torturaran por ello. Lo que pasó no fue culpa tuya.

3. No denunciar la situación te convierte en cómplice.

Sin ánimo de espoilear, cualquier personaje de Por 13 razones tiene la posibilidad y el deber de poner fin al suplicio de Hannah desde el momento en que conoce la situación que atraviesa Hannah. El acoso escolar constituye un delito que vulnera derechos constitucionales, no es una simple cuestión de popularidad. “¿Y si soy yo el acosador?”, pregunta Clay en uno de los episodios. Lo cierto es que, ya sea de forma pasiva o activa, todos contribuyen a la muerte de Hannah. También los profesores.

4. En los casos de 'bullying', los buenos no son tan buenos.

A no ser que denuncien la situación. Si no interceden, solo hay acosadores y testigos que se convierten en cómplices. Todos son partícipes del acto delictivo.

5. Pudo haberse evitado.

Pensarías que estabas solo, que nadie podía mediar por ti. Que tus compañeros se arriesgaban a ser el próximo blanco, que tus profesores no se enteraban de nada y que no había solución. ¿La realidad? Para advertir la situación solo hacía falta un poco de empatía. Para denunciarla, un poco de valor. Todos pudieron hacer algo al respecto. No estabas solo: quisieron dejarte solo.

6. El acoso escolar no es una “cosa de críos”.

Los compañeros de Hannah Baker, observando una fotografía suya, en un fotograma de 'Por 13 razones'. ©Beth Dubber/Netflix.
Los compañeros de Hannah Baker, observando una fotografía suya, en un fotograma de 'Por 13 razones'. ©Beth Dubber/Netflix.

Como el mobbing laboral no es una “cosa de adultos”. Es un problema social que pone en juego la salud física y mental de un menor.

7. No exagerabas.

En varios momentos de la serie se dice que Hannah era una “peliculera”, que “le encantaban los dramas”. Incluso, que “se suicidó para llamar la atención”. Acusarte de exagerar era el mejor modo de garantizar la impunidad de los culpables, de lavarse las manos y de eliminar un eventual sentimiento de culpa.

8. No son precisas las palizas para que sea acoso escolar.

Existen infinitas formas de maltrato.

9. Si crees que sufriste ‘bullying’ es porque sufriste ‘bullying’.

No necesitabas regresar con moratones a casa. Basta con que te sometieran humillaciones, protagonizaras rumores vejatorios o te hicieran el vacío constantemente. 

10. Si crees que tu hijo sufre acoso escolar, actúa.

En estos casos, negar el problema solo lo agrava, porque das alas a los maltratadores. Ante cualquier signo de bullying, cerciórate de la magnitud del problema. ¿Es grave? Entonces no te limites a consolar a tu hijo y a hablar con sus profesores. Si ves que las cosas no mejoran, cámbialo de instituto cuanto antes. En Por 13 razones los padres de Hannah cometen una negligencia por ignorar su drama.

11. De nada sirve torturarse.

Las cosas pudieron haber sido diferentes. Es probable que hubieran mejorado con solo cambiar de centro, pero no existen las máquinas del tiempo. Por suerte, tu vida ya no es esa. Puedes dejarlo atrás.

12. El 'bullying' ya no es un tabú.

Resulta revelador que una estrella de la talla de Selena Gomez, con la influencia que ejerce sobre los jóvenes, haya relatado que sufrió bullying en su etapa en Disney Channel y que se haya involucrado como productora en un proyecto de semejante envergadura. De hecho, en un principio estaba previsto que ella protagonizara la serie: la cantante iba a interpretar a Hannah Baker.

13. No debes avergonzarte.

Has tenido la fortuna de vivir para contarlo, y quizá tu testimonio sirva de algo.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS