#Consejos para cuidar a tu mascota en verano

¿Sabes cómo repercute el verano en tu mascota? Es muy importante que tengas especial cuidado durante estos meses, y que consideres los cuidados específicos que necesita.

mascota verano

No es únicamente el calor. Las salidas más frecuentes, los cambios de horario, de residencia y de hábitos afectan a tu mascota más de lo que crees. Estos cambios, para nosotros habituales ya que forman parte de nuestra rutina, pueden suponer para él un problema de adaptación y pueden repercutir negativamente en su salud física y rutina mental.

1. Evita los lugares sin ventilación

En verano, el trastorno más frecuente entre las mascotas es sufrir un golpe de calor. Esto sucede porque no tienen un regulador corporal de temperatura.

Es muy importante que mantengas a tu peludo fuera de la exposición directa y prolongada del sol y, sobre todo, que evites dejarlo encerrado en lugares con poca ventilación. Recuerda que no transpiran, así que el aumento de temperatura puede provocar fácilmente un golpe de calor. Seguro que has leído o visto en las noticias casos de perros encerrados en coches a pleno sol que han salido perjudicados. Los coches pueden convertirse en trampas mortales para los perros, aunque dejes las ventanas abiertas. En cuestión de minutos, un coche – aunque te parezca que está nublado y no notes mucho calor – puede convertirse en un auténtico horno y provocar consecuencias muy graves en la salud de tu mascota.

2. Ejercicio moderado y en las horas de menos calor

Teniendo en cuenta que su sistema de regulación de temperatura no es como el nuestro, debes evitar que tu mascota realice ejercicio en las horas de más calor. Si quieres incluirle en tus planes cuando hagas salidas y excursiones, procura que la actividad sea durante las horas más frescas. Los momentos más adecuados para pasear, jugar y hacer ejercicio son por la mañana temprano y al atardecer, pero nunca después de haber comido o en las horas de máximo sol.

Además, te aconsejamos que siempre lleves contigo un bebedero portátil para que tu peludo pueda refrescarse siempre que lo necesite.

3. ¡Siempre hidratado y bien alimentado!

El agua es el gran aliado para combatir el calor. Déjale agua fresca y limpia a su disposición las 24 horas del día y no dejes el bebedero al sol. Puedes tener varios bebederos repartidos por casa, así en cualquier momento, y esté donde esté, podrá hidratarse.

Es muy importante que cuides la hidratación de tu peludo en esta época del año, ya que una falta de hidratación conllevaría consecuencias graves para su salud. Comprueba también el

origen y estado del agua que le proporcionas, y evita aguas estancadas o sucias que puedan provocarle problemas digestivos.

Ten cuidado con los cambios en sus hábitos de alimentación. En verano cambiamos nuestros horarios y variamos nuestros hábitos, por eso es habitual llevar una dieta menos controlada. Debes saber que este “desorden” no es nada bueno para tu mascota, ya que puede desencadenar problemas intestinales. Intenta seguir una dieta controlada y equilibrada para evitar estos problemas. Aunque debes mantener su pienso como fuente de alimentación principal, puedes ayudarle a paliar la pérdida de apetito propia del calor ofreciéndole una alimentación más suculenta y apetitosa. De esta forma, además de animarlo a comer, le ayudaremos a hidratarse.

4. ¡Cuida sus patas!

En verano, el asfalto, el cemento y otras superficies del suelo están más calientes de lo que creemos, y las almohadillas de los perros son muy sensibles. Cuando des paseos con tu peludo y haga mucho calor ten especial precaución, ya que podría quemarse. Evitando los paseos continuados en horas de máximo calor podrás evitar que se queme sus sensibles almohadillas.

5. Protégelo de los parásitos

Como bien sabes, aunque están presentes durante todo el año, en verano los parásitos están todavía más activos. Por ello es importante que protejas a tu mascota de la posible infestación de pulgas, garrapatas y mosquitos. En el mercado hay varios productos indicados para la protección fiable de tu mascota, como por ejemplo Scalibor, Frontline, Virbac Effipro en Spray, etc. Consulta a un especialista cual es el producto más adecuado a las necesidades específicas de tu mascota.

6. Si no te lo llevas de viaje, deja que se familiarice con su hogar temporal

Seguro que tu mascota es para ti uno más de la familia, ¿verdad? Así que intentarás llevártela allá donde vayas. Sin embargo, hay ocasiones en las que resulta difícil y tienes que dejarla en casa de un familiar, un amigo o bien en una residencia.

Existen residencias muy bien equipadas para que tu peludo pase unos días agradables mientras tú estás fuera. Te recomendamos que si vas a elegir esta opción, lleves a tu mascota algún día antes para que conozca el sitio, se acostumbre a él y que sepa que va a ser algo temporal.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS