Ana Rujas en #MiDiaMiBolso

La actriz, que se hizo popular en televisión, ha encontrado su refugio en el teatro. No para de crecer personal y profesionalmente gracias a la práctica de Bikram Yoga y a un curso muy especial con su maestro, Juan Carlos Corazza.

ana rujas actriz mi dia mi bolso

 

La actriz madrileña Ana Rujas atraviesa uno de esos momentos vitales tan difíciles como bonitos. Estar en búsqueda, luchar y crecer se dirían, casi, deportes de riesgo para los que Rujas se siente preparada. Por eso, la valentía que demuestra en su discurso alivia al interlocutor: “Estuve en Los Ángeles, la experiencia fue increíble sobre todo porque pensaba que no me iba a gustar y me gustó mucho. Al ir con un proyecto, estuvimos en contacto con gente de la industria de allí. Vi que la gente trabaja mucho, lucha. No valen flojos, se quedan los que pelean".

ana rujas mi dia mi bolso

En esta era digital, en la que una imagen con mil likes vale más que mil palabras, pararse a pensar cómo está una y quién quiere ser es un síntoma de inteligencia emocional. La actriz, ha vuelto a trabajar con su maestro Juan Carlos Corazza en un taller llamado El poder, la sombra y la virtud abierto al público con otros actores como Javier Bardem o Silvia Abascal.

Rujas asegura que su aspecto le “obsesiona” pero cada vez se encuentra “más a gusto” consigo misma y ya no se pone cosas con las que no se encuentra favorecida. Recién salida de una clase de Bikram Yoga, Marie Claire charla con la actriz sobre el ritual de cuidarse, de pensar y de mostrarse al mundo en distintos formatos.

ana rujas mi dia mi bolso marie claire
El bolso de la actriz es, más bien, una mochila de asa corta de la firma Hezel en el que caben desde la ropa de yoga hasta libros, maquillaje y música.

Llevas un bolso bastante grande…
Salgo de casa a las nueve de la mañana y llego a las ocho. Paso poco tiempo en casa. Si mis amigos me imitaran, lo harían con un bolso muy grande y un abrigo largo. No sé cómo lo hago pero siempre voy cargada. Llevo la ropa de yoga, un champú en seco, muchas cosas de herbolario, una fragancia. No sé ir sin nada.

 

ana rujas marie claire

¿Por qué empezaste a hacer yoga? 
Corría mucho pero me lesioné y busqué hacer otra cosa. Necesito hacer Bikram [el yoga que se hace a 40 grados] porque es una hora y media que me dedico a mí. Me da miedo desconectarme de la vida, no conocerme. Cada vez entiendo menos a la gente que vive al margen de la realidad. No quiero conocer gente que no sea consciente de la vida, tampoco tener una pareja que no esté en la tierra. Y me parece difícil, de verdad

Hay un cambio físico en ti: te has dejado el pelo rizado. 
Estaba muy peleada con mi pelo. Cuanto más en contacto estoy conmigo más me acepto. Ahora me veo bien. Supongo que cuanto más te aceptas, más te gustas. No conocía productos para el pelo rizado y ahora no paro de usarlos, como los de Aussie.

¿Qué otras rutinas de belleza sigues? 
Me echo muchas cremas. Estoy con una de herbolario, muy natural. Últimamente estoy tomando ginseng coreano y de verdad, es una droga natural maravillosa. He tenido que parar de tomarlo porque soy muy activa pero lo tomé una temporada que estaba bajita de ánimo y funcionó.

Tu rutina diaria se está basando en pensarte y conocerte. 
Desde que terminé la escuela, hace un año y medio, estoy trabajando por mostrar otra imagen de mí. Me costaba aceptar que me llamaran más para proyectos publicitarios que para temas exclusivos de actuación. Por eso también me decidí a montar la obra de teatro Qué sabes tú de mis tristezas. Así también trabajo por quitar, quizá, el concepto que hay de mí. 

 

ana rujas marie claire

Tu madre es trabajadora social. ¿Te implicas en su trabajo?
De vez en cuando me voy con ella al Pozo del Tío Raimundo.

¿Cómo te sientes al ver otras realidades tan alejadas de la tuya? 
No te diría que estoy acostumbrada pero, desde muy pequeña, mi hermana y yo hemos estado en contacto con proyectos sociales. Veraneábamos en Asturias y un cura, amigo de mis padres, acogía en verano a gente que estaba en proceso de rehabilitación. Nos hemos ido de vacaciones con gente que estaba pasando el mono. Me acuerdo de varios de ellos. Mi hermana y yo lo supimos luego. Y bueno, yo me imagino que todo esto ha influido en nosotras.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS