Enhorabuena, 2017: con este café servido en aguacate acabas de coronar la cumbre del 'millennialismo'

Una broma de los empleados de una cafetería australiana se ha convertido en la tendencia no-tendencia gastronómica más cuestionable de 2017.

café aguacate millennials
Así que esto es la comida basura. Interesante. Foto: Getty.

El café es el bífidus activo de las relaciones interpersonales. Su agente regulador.

Quedar a tomar un café es el eufemismo sociograstronómico definitivo. Convierte el oscuro brebaje en la matrioska de las bebidas. En la taza caben refrescos, zumos y cervezas. Hay espacio incluso para patatas y aceitunas. Un a ver si nos tomamos un café pronto y nos ponemos al día pronunciado cuando despides a una compañera del colegio que te has encontrado por la calle significa –además de que no os volveréis a ver hasta la próxima reunión navideña de antiguos alumnos– tomar cualquier cosa menos un café.

Sin una taza de café en el desayuno, lo más probable es que cualquiera acabe comiéndose a su compañero de oficina. O que se quede dormida con los ojos abiertos y el día la coma a ella.

El café es un estimulante sedante. Engrasa la sociedad como si fuera vaselina. El café es la polea de la civilización. Y los millennials se han propuesto destruirlo.

No es la primera vez que castigan con su cuerno de unicornio la comida. Primero atacaron las tartas y los dónuts. Luego fue el pan y el sushi. Lo llenaron de los colores del arcoíris.

 

Lo del café ha ido más lejos. Al margen de este chico que ha decidido poner su dotes artística al servicio del mal, los millennials no se han conformado con gotear colorante sobre la bebida. Esta vez le han alterado la esencia. Lo han cambiado de recipiente. ¡Lo han servido en fruta! En la que está presente en todas sus despensas y tostadas. El aguacate.

Combing two of Melbourne's obsessions - lattes and avo 😂

Una publicación compartida de Truman Cafe (@trumancafealbertpark) el

Ha ocurrido en Melbourne, Australia. Hace unos días los dueños del Truman Café sirvieron un latte en una cáscara de  aguacate y lo subieron a Instagram. En cuestión de horas los titulares convirtieron el post en “la nueva moda hipster de los millennials”.

Una publicación compartida de #OZeatingWA (@ozeatingwa) el

Aunque no se trataba de una tendencia. Sólo era una gansada de los empleados del local. Cuando grabaron el primer vídeo estaban bromeando. Pero la noticia se extendió y, como el polen en primavera, de repente estaba en todas partes. Al tratarlo como moda se transformó en una.

Tal vez no te lo hayas cruzado todavía (hay tendencias que nos llegan en diferido), pero lo harás. Ya lo harás. Probablemente en una cafetería de cemento desnudo y sofás desparejados que venda revistas de importación a 15 €. Cuando llegue el momento, ¡resiste! No hace falta recurrir a beber café sobre restos de aguacate para reciclar. La comida basura es otra cosa.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS