Desmontamos los mitos más extendidos del azúcar

¿De verdad te crees todo lo que lees sobre el tema? ¡Una experta en nutrición nos ayuda a detectar las falsas leyendas urbanas!

En el mundo actual nos movemos por modas o corrientes que muchas veces no sabemos de dónde parten y, desgraciadamente, de esta tendencia no escapa la alimentación. 

 

En este momento el azúcar está en el punto de mira de investigadores, médicos y círculos allegados a la alimentación y la nutrición. Casi a diario leemos artículos relacionados con el tema en el que se extiende la demonización del azúcar: es llamada “la droga legal”, “el veneno dulce”, “la droga de los niños”, etc… Pero, en realidad, no se explica todo, se hace mucho hincapié en la cuota tan importante que el azúcar tiene en la diabetes, aumento del colesterol, triglicéridos y en general, en el síndrome metabólico, pero, en ningún caso se hace mención a que lo perjudicial no es el azúcar, sino el abuso o mal uso que de ella se hace.

Debes saber que no es bueno demonizar  ningún alimento, lo que hay que haces es conocerlo y saber qué cantidad se puede tomar de él sin que se perjudique la salud. ¿De verdad piensas que por echar una cucharadita de azúcar al café de la mañana se pone en peligro tu salud? Lo que sí la pone en peligro son las cantidades industriales de azúcar que se toman cada día ocultas en alimentos que, en muchas ocasiones, ni siquiera somos conscientes de que la contiene, ya que los de la industria alimentaria lo camuflan con nombres equívocos para el consumidor. Apréndetelo: todos aquellos acabados en "osa" como glucosa, sacarosa, fructosa, dextrosa, maltosa u otros, son azúcar. También podemos interpretar como azúcar el jarabe de maíz, miel de caña, jugo de maíz o siropes.

 

¿Habías pensado alguna vez que el kétchup pueda llevar más de 20 gr. de azúcar por cada 100 gr.? ¿Y el tomate frito, que contiene alrededor 8 gr. de azúcar por cada 100 gr.? ¿A que ni te lo imaginabas?

¿Dónde encontramos azúcares ocultos?

  • Salsas y aderezos.
  • Snacks y galletas saladas comerciales.
  • Productos light o “0%”: si lees, añaden grandes cantidades de azúcar para mejorar su palatabilidad.
  • Embutido, fiambres... ¡y estamos hablando de alimentos que se encuadran dentro de la gama de alimentos salados!
  • Chocolates sin grasa.
  • Pan de molde y Viena.
  • Sopas y purés.
  • Cereales industriales de caja, aunque sean no azucarados.

Cada vez que una madre da a su hijo un vaso de leche con cacao en polvo, debe saber que por cada 20 gr. contiene 14 gr. de azúcar; un bollo relleno de chocolate contiene 57% de hidratos de carbono, de los cuales 19 gr. son de azúcar.

Eso sí, cuando se buscan artículos con credibilidad científica que expliquen los beneficios del azúcar, se encuentra poco, ya que el azúcar de mesa tal cual no es un alimento que aporte ningún nutriente específico, aparte de glucosa. Pero no deja de ser cierto que el azúcar no aporta más calorías que cualquier otro nutriente: 4 Kcal por cada gr., igual que las proteínas e igual que los hidratos de carbono, frente a las 9 kcal por gr. que aportan las grasas (así sean animales como vegetales) y las 7 kcal por gr. que nos aporta el alcohol.

   

En su favor podemos alegar:

● Es fundamental para nutrir el sistema nervioso, esto es, evitar que sufra alteraciones y con ellas crisis nerviosas.

● No tomar nada de azúcar aumenta el apetito y la ansiedad por cosas dulces, lo que hace más difícil llevar con normalidad una dieta de adelgazamiento.

● La asimilación de la proteína es mucho más efectiva si se hace acompañada de azúcar.

● Durante la infancia el consumo moderado de azúcar es importante, ya que este juega un papel importante en el crecimiento de tejidos.

Dicho todo esto, los alimentos no son malos ni buenos: es el uso que hacemos de ellos los que los convierten en perjudiciales o beneficiosos para la saludEl abandono de la dieta mediterránea en favor de precocinados, bollería y comida industrializada en general es lo que está aumentando desorbitadamente la ingesta de azúcar, poniendo en peligro la salud de pequeños y mayores.

*Por Dña. Josefa Cobos Brenes, miembro de Saluspot y dietista de Diesalud.

Etiquetas: azúcar

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS