Belleza -- Maquillaje

Doble al rojo: el (otro) color que ha triunfado en los Óscar

Doble al rojo: el otro color que ha triunfado en los Óscar llega hasta tu neceser
La actriz Olivia Munn en una fiesta tras los Óscar. Foto: Getty.

El volante de Dakota Johnson, los brocados de Emma Stone, las lentejuelas de Jessica Biel y la porcelana reflectante de Nicole Kidman con soltura habrían sustituido a los focos del Dolby Theatre si sobre Los Ángeles hubiera caído un rayo de la ley de Murphy el pasado domingo. Robaron la luz de los flashes y ganaron todos los titulares (sartoriales; de los virales ya se hizo cargo Warren Beatty). Iluminaron, brillaron, relucieron, pero no deslumbraron. El otro color de la noche los contuvo. El rojo neutralizó los destellos.

 

"Si no es una pasión, si no te estás quemando, si no estás en llamas, no has vivido". Esta desgarradora declaración de la mítica editora de moda Diana Vreeland pudiera parecer un pelín dramática, pero ¿qué no lo es cuando hablamos de AMOR (sí, así, en mayúsculas)?

Tanto cuando lo perdemos como cuando lo hallamos parece que nos arrastre un ciclón de sentimientos imposibles de controlar. Pero, ay, cuando estamos enamoradas, todo lo vemos de color de rosa, o mejor, de rojo, que para algo es el color de la pasión. E igual que cuando una mujer se viste de rojo sabe que será el centro de atención, no pasará desapercibida si emplea ese mismo tono en su maquillaje. No en vano a él le ha dedicado la recién estrenada Global Creative Makeup, Lucia Pica, su primera colección para Chanel.

No te resignes a llevarlo solo sobre los labios o uñas, el rojo admite muchas más aplicaciones, por ejemplo sobre las mejillas (aunque tiende a tirar a coral), muy favorecedor en mujeres de cabello y piel morena o como eyeliner, para una mirada transgresora. Y si la fecha más romántica del calendario te pilló con el corazón partido, por qué no seguir el consejo de Coco Chanel: "Mujeres, poneos rojo en los labios y atacad".