Un menú saludable y nutritivo para estas fiestas navideñas

Recetas originales con verduras y legumbres pueden sorprender a los invitados y cuidar nuestra salud al mismo tiempo.

Un menú saludable y nutritivo para estas fiestas navideñas
iStock.

La Navidad se relaciona con alegría, familia, regalos…y con comida. Tenemos asumido que las cenas de empresa y con familia van a aumentar nuestro peso y tendremos que hacer el doble de ejercicio en enero. Pero, ¿se puede idear un menú saludable y equilibrado que a la vez sorprenda a nuestros invitados? Beatriz Corral, nutricionista de Zagros Sports, tiene las claves para que Nochebuena y fin de año no nos pasen factura.

Para considerar que un menú es saludable, debemos saber que las calorías no son lo único que importa. Los nutrientes que contienen los alimentos son lo que los convierten en más apropiados para cuidarnos. Cuanto más nutritivos sean, mejor. Los alimentos como los frutos secos, el aguacate, el brócoli o las espinacas tienen altos valores nutricionales y pueden formar parte de la comida de Navidad.

Entrantes para abrir el apetito

Entrantes para abrir el apetito
iStock.

• Paté de setas y nueces con crudités: los crudités son el perfecto sustituto del pan. Recurrir a la verdura cruda cortada en bastoncitos como sustituto de otros productos con mayor concentración de azúcares evitará que el comienzo de la cena nos resulte pesado. Podemos colocar una fuente con zanahoria, apio y pepino aderezados con albahaca. Para el paté metemos en un vaso de batidora las setas y las nueces salteadas, ajo, queso de untar y una pizca de sal y lo batimos hasta que adquiera una textura cremosa.

• Hummus tricolor: el hummus es un plato a base de garbanzos, tahini (pasta de sésamo), limón, comino y ajo. Para sorprender a los invitados podemos hacerlo de tres colores añadiendo espinacas, calabaza y remolacha a la receta original. En este plato tenemos legumbres y verdura de temporada, una gran fuente de vitaminas, minales y fibra, tan escasa en los clásicos menús navideños.

• Brochetas de marisco: el aporte proteico del menú los encontramos en el pescado y el marisco. Con taquitos de rape o cazón, langostinos, tomate cherry y pimiento verde y rojo podemos elaborar unas brochetas saludables y con alto contenido en proteínas.

A la hora de elegir los platos principales, la opción más recomendable es escoger sólo un primero y un segundo. El exceso de comida puede pasar factura en forma de malestar, digestiones pesadas…

Platos principales nutritivos y con encanto

• Sopa o crema de marisco: sin apenas esfuerzo se puede hacer una sopa de mariscos con el resto del pescado que hemos usado en las brochetas y el marico que más nos guste, ajo, vino blanco, pimentón y guindillas. Se trata de ingredientes ligeros que favorecerán una buena digestión, más cuando se trata de la hora de la cena.

• Ensalada del mar: para quienes no son de cuchara, esta ensalada contiene un alto valor nutricional. La podemos hacer con lechuga de roble, canónigos, salmón marinado, tomate cherry, bacalao ahumado y naranja. Una vinagreta de orégano será el perfecto aderezo para un plato con alto contenido en vitaminas y minerales.

• Pularda rellena: la carne de la pularda es menos grasa que otras, como el cordero, y constituye un plato poco común que puede sorprender en las fiestas navideñas. Para rellenar la pularda podemos optar por champiñones, puerro, ciruelas deshidratadas y cebolla. Después de haber “emborrachado” el ave con coñac o vino oporto para que su carne quede más tierna, se mete el relleno y se introduce en el horno.

• Lubina al horno: si queremos sustituir las carnes, los pescados más adecuados son la lubina o el rey. Simplemente pasando las piezas de lubina por el horno con ajo, perejil y un chorrito de vinagre de jerez para potenciar el sabor, obtendremos un plato delicioso.

Un menú saludable y nutritivo para estas fiestas navideñas
iStock.

Los postres suelen ser el pecado que más nos duele. Corral defiende que no es necesario abandonar los postres o no probar turrones y polvorones. Podemos optar por productor sin azúcar o elaborarlos nosotros mismos. Por ejemplo, el turrón duro es una opción de elaboración muy sencilla y podemos hacerlo sólo con miel, sin azúcares añadidos.

Con estos consejos, controlando las cantidades de comida y siendo conscientes de las propiedades de los alimentos, es posible cuidar nuestra dieta y nuestra salud, incluso en Navidad. Eso sí, siempre que no se nos vaya la mano con al alcohol, altamente calórico y nada nutritivo.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS