Decálogo para que tu piel sobreviva al invierno

El invierno es la época más temida en lo que al cuidado de la piel se refiere.

Decálogo para que tu piel sobreviva al invierno

Todas somos conscientes de lo que las bajas temperaturas le pueden hacer a nuestra piel: la dejan reseca, con una sensación de tirantez e incluso picor, hacen más visibles las arruguitas y le dan un tono apagado y sin vida. 

Sin embargo, todos estos síntomas tienen solución: se trata de seguir una serie de consejos para evitar que nuestra piel sufra durante esta estación y luzcamos perfectas a pesar de las bajas temperaturas. A continuación repasamos los 10 consejos básicos de cuidado de nuestra piel en invierno

1. La hidratación se hace más necesaria que nunca durante los meses invernales, pero no todo vale. Si tienes la piel muy seca, deberás buscar una fórmula algo más hidratante que la que utilizas normalmente. Si es grasa, no cometas el error de prescindir de tu crema, pues aunque no te lo parezca tu piel sufre las inclemencias del frío y la climatología del invierno. De nuevo, adáptala a tu piel y busca una fórmula oilfree y ligera pero con agentes altamente hidratantes, como por ejemplo el agua de Rosa Mosqueta o la cera de abeja.

Decálogo para que tu piel sobreviva al invierno

2. No te olvides de que hay zonas mucho más sensibles que otras, como el contorno de ojos o la zona alrededor de la nariz, que suele descamarse con facilidad. Incide en estas zonas al aplicar tu crema hidratante. En el caso del contorno de ojos, deberás aplicar una crema específica, pues la piel es más fina y delicada y precisa de cuidados específicos.

3. El invierno no está reñido con el daño que causan las radiaciones solares. Incluso en días nublados los rayos impactan nuestra piel, dañándola y envejeciéndola. Si ya utilizas hidratante con protección solar no prescindas de ella en esta época. Si no es así, incorpórala a tu rutina sobre todo si pasas largos ratos en el exterior, ya sea haciendo ejercicio o debido a tus tareas diarias. Si practicas deportes de montaña en invierno, como esquí, snowboard o senderismo, es imprescindible.

4. Cuidado si utilizas autobronceadores, pues muchos resecan la piel. Así que no sólo elijas uno que se adapte al tono de tu piel, sino que también busca que la fórmula y los ingredientes sean hidratantes para proteger más tu piel.

Decálogo para que tu piel sobreviva al invierno

5. Tener los labios cortados es una de las molestias más habituales en invierno. La piel de esta zona, al no poseer glándulas sebáceas, se agrieta más fácilmente y puede provocar incluso pequeñas pero molestas heriditas. Evítalo aplicando protectores labiales a base de ingredientes como la manteca de Karité o simplemente vaselina. No esperes a notar que empiezan a escamarse: si lo aplicas cada día antes de dormir y de salir de casa, conseguirás mantenerlos perfectos. 

6. Cuida tus manos teniendo siempre cerca una crema específica. Aunque no lo parezca, su piel es muchísimo más fina y el frío la daña más rápidamente. Hidratándola de forma periódica conseguirás protegerla de la sequedad y, más importante aún, de que su aspecto no envejezca prematuramente. Las manos son una de las primeras partes del cuerpo en las que se nota el paso del tiempo y por ello es clave cuidarlas al máximo. 

7. La piel de tu cuerpo puede que sufra no sólo sequedad y descamación sino también picor. Evítalo usando cremas y lociones con ingredientes altamente hidratantes, como el aceite de coco o el de almendras, y con el mínimo de químicos posible para mimarla más. En la ducha, utiliza geles de baño indicados para pieles atópicas y con pH neutro para no alterar el manto lipídico de la piel. 

Decálogo para que tu piel sobreviva al invierno

8. Además de hidratar la piel por fuera, es vital hacerlo por dentro. No te olvides de beber suficiente agua y de tomar frutas y verduras. Aprovecha esta época para tomar infusiones calientes y té, que además de hidratación aportan antioxidantes a tu piel

9. En la medida de lo posible, evita los cambios bruscos de temperatura: pasar del frío de la calle al calor de las calefacciones y después a los aires acondicionados es fatal para tu piel. Esto dilata los vasos capilares y puede romperlos, provocando manchas en la piel además de sequedad. 

10. El alcohol y el tabaco son dos de los elementos más dañinos que podemos darle a nuestra piel. Así que si de verdad quieres lucir tu mejor aspecto durante todo el año, este invierno puede ser un buen momento para dejar estos malos hábitos. ¡Empieza ya a cuidar tu piel!

Mónica Lizondo, farmacéutica y cofundadora de Farmaconfianza.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS