Luce un vientre plano con los hipopresivos

Si quieres lucir un cuerpo 10 este verano, estás (aún) a tiempo. Con la técnica de abdominales hipopresivos, conseguirás en un tiempo récord una tripa plana. ¡Toma nota!

¿Qué son?

Desterrando a los clásicos crunches, los abdominales hipopresivos se basan en técnicas respiratorias y en principios de la reeducación postural (en yoga lleva practicándose más de 5.000 años). Este método, que consiste en expulsar todo el aire de los pulmones y mantener la respiración mientras se contrae el abdomen, contribuye a conseguir un vientre más plano, reducir la cintura, trabajar el suelo pélvico –para evitar la incontinencia urinaria–, disminuir los dolores de espalda y fortalecer, en general, toda la zona central del cuerpo.

¿Por qué funcionan?

Hipopresivos

Mientras se realizan estos ejercicios, la presión dentro del abdomen disminuye, al contrario de lo que sucede con otras técnicas abdominales. Con esta disminución de la presión se logra proteger los órganos internos e incluso recolocarlos además de reducir la cintura, a la vez que se produce una contracción refleja de la musculatura del suelo pélvico. En el momento de hacer el ejercicio hay que estar en apnea respiratoria (pulmones vacíos de aire) porque así se consigue una importante disminución de la presión intraabdominal al encontrarse el diafragma relajado y elevado.

¿Cómo hacerlos?

Por ejemplo de pie, con los pies en paralelo y una separación entre ellos de unos 20 centímetros, semiflexiona las rodillas. Coloca las manos sobre estas, con las muñecas y dedos en extensión, los codos algo flexionados y desplaza el peso del cuerpo hacia la punta de los pies. Expulsa todo el aire y, sin aire en los pulmones, mete la tripa tanto como puedas. Intenta tomar aire pero sin llegar a tomarlo, y mantente así entre 10 y 20 segundos. Repite el ejercicio durante 10 minutos al principio, y ve ampliando el ejercicio hasta los 20 minutos.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS